Kipchoge Stadium project

El estadio Kipchoge Keino de Eldoret

La ciudad de Eldoret tiene un estadio de atletismo con el nombre de uno de los ídolos locales: Kipchoge Keino. Campeón olímpico de 1500 en México 1968 y de 3000 obstáculos en Munich 1972, además de muchas otras medallas. Sin embargo, la confusión de los nuevos visitantes es grande y muchos piensan que el estadio (llamado de manera corta como estadio Kipchoge; “Kipchoge Stadium”) se debe al maratoniano del momento.

Muchos piensan que el estadio (llamado de manera corta como “Kipchoge Stadium”) se debe al maratoniano del momento.

Este estadio lleva muchísimos años en la ciudad e incluso fue el hogar de los desaparecidos equipos de fútbol de primera división keniana Rivatex y Eldoret KCC.

Yo lo visité por primera vez en febrero de 2008 e hice series en él. Por aquel entonces era de arcilla y no podía usarse cuando llovía para no dañar el trazado (y para no resbalar, que la arcilla roja del valle del Rift es muy traicionera). Tenía el graderío principal de madera y cubierto mientras el resto estaba formado por sillares de piedra en la ladera de hierba inclinada. Era una construcción romántica que permitía el acceso a todo el mundo.

Pero llegaron las renovaciones. El gobierno, en su afán de renovar casi todos los estadios principales del país, destinó una buena cantidad de dinero. Se derrumbaron las gradas, se instaló tartán y se cerró el acceso. Cuentan algunos rumores que el constructor no recibió el pago total de la renovación y por esto lo cerró.

Luego, en el año 2016, se llegó a un acuerdo para que, al menos, se pudiera utilizar un par de veces: una vez durante un meeting de atletismo sobre el mes de mayo y otra, en junio, para realizar los trials de clasificación para los Juegos Olímpicos de Rio (era la primera vez que se celebraban en Eldoret, siempre antes habían tenido lugar en Nairobi). En este enlace aparecen los resultados:

Después de este evento llegó una nueva financiación para renovar todo el graderío y convertirlo, de una vez por todas, en un estadio de primerísimo nivel. Las obras han pasado por varios constructores y están avanzando más o menos a buen ritmo. El acceso de los atletas para entrenar tiene altibajos (algunos constructores no lo han permitido, otros sí pero con permisos casi nominales…). Especialmente los martes, día tradicional de series en casi todo el mundo, es común ver a algunos de los mejores atletas del mundo corriendo en el estadio. Y también lo es para la gran cantidad de extranjeros que residen en Iten.

Si alguna vez pasas por Eldoret, y en especial si te gusta correr, no dejes pasar la oportunidad de acercarte al estadio. Es posible que no te dejen entrar, pero esto debería cambiar en un futuro. Eldoret se merece un estadio de estas características pero, sobre todo, se merece un estadio abierto para entrenar.

No sé si llegará a ser como lo dibuja el proyecto original pero soñar está permitido.

COMPARTE ESTA ENTRADA

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin