Mount Koh

El Monte Koh

El Monte Koh es una montaña imponente de West Pokot. Conseguir información sobre ella es tarea difícil. Y, subirla, también. No porque sea muy alta (sólo mide 2600 metros) sino porque el acceso es largo y el calor suele apretar mucho.

Lo más habitual es hospedarse en el Marich Pass Field Studies, un alojamiento sencillo que lleva años ofreciendo servicio de alojamiento a la orilla del río Moruny. Tanto los locales, como nosotros, aprovechamos para bañarnos en sus aguas marrones para combatir el calor de la baja altitud. Y, desde ahí, contemplar el pico omnipresente del Monte Koh.

El Marich Pass ofrece plazas de acampada y bandas con o sin baño. Pero lo más destacado es la oferta culinaria. Además de los platos kenianos más habituales, existen delicias etíope-eritreas, como la injera, el wot o el shiro. Por desgracia, cuando nosotros visitamos el lugar, la injera se preparaba con trigo y yo, que soy celiaco, no la pude comer. Pero ofrecí a la dueña el contacto de una empresa de Nakuru que comercializa teff y, quizá, ahora ya preparan injera en su manera original.

Los dueños del Marich Pass ofrecen servicios de guía para subir al monte Koh y nosotros contratamos uno. Al día siguiente, antes de que amaneciera, salimos en coche hasta un poco más allá de la población de Sigor y de cruzar el río Weiwei. Aparcamos el coche y justo al salir el sol empezamos a caminar.

Sunrise Mount Koh

El ascenso es constante y las vistas se extienden por el firmamento. Se ve la planicie norte por donde transcurre el Weiwei y se observa la cara este del macizo Cherangani, con varias cascadas que no logro identificar. Partiendo de los 1000 metros y alcanzando los 2600 al cabo de sólo 9 kilómetros, la pendiente media es de 18%, con algunos tramos que superan el 30%.

Lo más sorprendente, algo que también ocurre al subir al Monte Mtelo, es que se asciende cruzando parcelas familiares, escuelas y demás asentamientos. En una de ellas, por suerte, nos rellenaron nuestras botellas de agua y nos ofrecieron unos mangos. Cabe decir que el calor suele ser exagerado y que es necesario llevar suficiente agua (y algo de comida). La poca altitud de la montaña suele llevar a engaño e intuir que será un ascenso fácil; no cometas este error.

A buen ritmo, el ascenso lleva unas 4 horas y casi otras tantas de bajada. Si se organiza bien la excursión, es posible subir por la cara oeste y bajar por el este hasta Lomut, pero esta ruta requiere muy buena forma física (y una logística clara). Para ganar tiempo, se puede llegar en moto hasta la escuela de Tamkal, que ya está sobre los 1300 metros sobre el nivel del mar. A partir de ahí, solo se puede seguir a pie.

Mount Koh

Como suele ser habitual en esta zona de Kenia, puedes seguir mi track para completar el ascenso. Pero mi consejo es que uses un guía. Sin ir más lejos, tuvimos que dar un rodeo porque la ruta habitual había sufrido un desprendimiento y estaba bloqueada. El guía lo había descubierto una semana antes y nos condujo por la ruta modificada sin perder tiempo.

NOTA: el track de mi ruta no llega hasta la cima. Nuestras familias nos esperaban en Marich Pass y tuvimos que dar la vuelta por falta de tiempo. El último repecho es exigente y calculamos que necesitaríamos una hora más entre subir y bajar. Un tiempo que no teníamos.

NOTA 2: mi hermano Ferran intentó el ascenso en 2018 con menos información de la que yo disponía. Puedes leer su crónica aquí.

COMPARTE ESTA ENTRADA

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin