Powerinstep

Pesas de empeine

Las pesas de empeine son una de esas novedades interesantes en el mundo del corredor. El tiempo dirá si pasan a formar parte del atuendo habitual o no. Pero, en todo caso, tienen una gran lógica detrás.

Son pesas ligeras, de los 50 a los 200g, que se colocan justo en la zona del empeine del pie: en el cordaje. El peso escogido va en función del peso corporal y del objetivo buscado. Yo, en mi caso, me he decantado por las de 100g (por mi peso de 60kg, estaba en el umbral entre los 50 y los 100g; he escogido la superior para buscar una mayor adaptación).

A diferencia de las pesas tobilleras (algo que parece desfasado pero que todavía se usa en algunos entornos), las pesas de empeine no afectan a la técnica de carrera. O, en todo caso, la mejoran. Es decir: las pesas tobilleras solían generar un movimiento pendular de la pierna con un gran impacto de talón. Las de empeine, en cambio, favorecen el apoyo de mediopié.

Estiramiento pesas empeine

Otra novedad detrás del concepto de las pesas de empeine es su metodología de uso. Estas pesas no deben usarse durante todo el tiempo que dura la sesión de entrenamiento ni durante todos los entrenamientos de la semana. Su uso está orientado a la estimulación intermitente que favorece el entrenamiento de la potencia y la adaptación de los cambios. He aquí un par de ejemplos:

En un rodaje de 60 minutos, las pesas se colocan y se quitan en bloques de 5 o de 10 minutos. De esta manera, el atleta corre con ellas alrededor del 50% de la sesión (un 40% en los primeros días, un 60% al estar más adaptado).

En una sesión de series, por ejemplo una tanda de 10×1000, se puede correr con pesas las 2 primeras repeticiones, descansar 3 repeticiones, volver a correr con pesas otras 2, descansar 2 y colocar de nuevo las pesas en la última repetición.

Yo las he utilizado en sendos entrenamientos, durante varias semanas, y mis conclusiones son las siguientes:

Pesas de empeine en cinturón
  1. Las pesas no molestan y ponerlas y quitarlas es sencillo y rápido (después de practicar unas cuantas veces).
  2. La técnica de carrera (en mi caso) no se ha visto afectada. Durante las series, mi frecuencia de paso y la longitud de mi zancada no varía tanto si llevo pesas como si no las llevo. Sí afecta, en cambio, el trabajo realizado: a igual ritmo, con pesas se entrena más.
  3. Tanto en los rodajes como en las series, la sensación de correr sin las pesas justo después de correr con ellas es de fluidez máxima.

Como conclusión puedo afirmar que las pesas de empeine son un complemento útil para el corredor. No es un amuleto ni tiene propiedades diferentes a las que se le atribuyen: sirven para mejorar la potencia de la zancada y, en el caso de tener una frecuencia de paso baja con una zancada alargada, puede mejorar la técnica de carrera.

Usarlas un par de veces a la semana, con un volumen cercano al 50% de la sesión, no es difícil y puede aportar beneficios palpables.

Tienes más información aquí: https://www.powerinstep.com/es/home

COMPARTE ESTA ENTRADA

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp